Destinos
Jibacoa
La Playa Jibacoa se encuentra situada en el municipio Santa Cruz provincia de Mayabeque, en el litoral noroccidental de Cuba, a 60 km al este de La Habana. Se accede a ella a través de la Vía Blanca, autopista que une a la Capital con la ciudad de Matanzas. Cubiertas de verde vegetación que contrasta con el azul del mar y del cielo, con alturas y acantilados que ofrecen gran atractivo paisajístico.

La calidad de la Playa Jibacoa es excelente, con aguas cristalinas de azul intenso, arena muy blanca, rodeada de montañas, desembocadura de ríos y fondos marinos con cavernas, corales y una variada fauna marina. Posee la mayor barrera de corales del hemisferio occidental y la segunda del mundo. Una excelente zona para la práctica del submarinismo frente a la orilla, donde encontrarás cámaras de coral y una buena cantidad de peces y moluscos.

Posee una infraestructura hotelera compuesta por los hoteles Breezes Jibacoa, Villa Loma y Villa Trópico, y varias bases de campismo, donde se mezcla el turismo nacional con el internacional. Jibacoa es un lugar ideal para el descanso, la recreación, las excursiones, el turismo ecológico, el buceo, escalar elevaciones, montar a caballo y pescar. Los alrededores de esta zona ofrecen un gran abanico de actividades para realizar al aire libre. Muy cerca también encontrarás lugares de interés tales como el Puente de Bacunayagua, el Molino Central Camilo Cienfuegos o los Jardines Hershey.
Artemisa
Artemisa, una de las dos provincias más jóvenes de Cuba. Situada en el Occidente de la isla, fue fundada en el año 2011 a partir de territorios de la antigua provincia de La Habana y 3 municipios de la provincia de Pinar del Río. Además de ser un territorio eminentemente agrícola, debido a la fertilidad de sus suelos, posee elementos naturales y culturales de gran interés.
Muestra de ello es La Sierra del Rosario, situada en el extremo centro-occidental de la provincia, la primera Reserva de la Biosfera de Cuba, declarada por la UNESCO en 1985. En ella se destacan hermosos valles y ríos cristalinos que invitan al chapuzón y en los que habitan una especie rara en Cuba, el lagarto de agua.

Los hermosos paisajes de la Sierra del Rosario son el escenario de dos destinos turísticos de importancia nacional: Soroa y Las Terrazas, separados entre sí por alrededor de 20 Km. En Soroa encuentra una especial tranquilidad, un clima fresco, húmedo, bellos paisajes, una rica vegetación en la que abundan los helechos, las aves, un impresionante salto de agua de 22 metros de altura y un orquidiario, único en Cuba. Sitio ideal para el turismo de naturaleza, pues existen numerosos senderos habilitados para caminatas entre las lomas, saltos de agua y ríos.
Las Terrazas es una comunidad de alrededor de 1 300 habitantes, construida en completa armonía con el medio natural circundante, donde se desarrolla un exitoso proyecto de economía rural sustentable, orientado hacia el uso racional de los recursos naturales.

Asimismo, en el municipio Bauta encontrará la playa de El Salado, una playa arenosa que alterna con arrecifes costeros, la cual ofrece posibilidades para el deporte náutico y el buceo, por sus arrecifes y aguas cristalinas.

Descubrirá además restaurantes rústicos, con muy buena comida criolla y servicios de calidad, un centro de buceo, el Blue Reef, que ofrece cursos de iniciación, buceo nocturno, motonáutica, y alquiler de catamaranes y bicicletas acuáticas, en una amplia gama de actividades relacionadas con el mar.
Existen otras atracciones muy interesantes por su valor histórico y cultural, tales como las ruinas del Cafetal Angerona y el pueblo de San Antonio de los Baños, el cual acoge la Escuela Internacional de Cine y Televisión, y su extraño Museo del Humor.

La Habana
La villa de San Cristóbal de La Habana se complace en recibirlos, pues a pesar de haber cumplido sus 500 años de fundada, conserva los encantos que la hicieron merecer el nombre de “ciudad maravilla”. Encantos a los que no pueden resistirse los visitantes de todo el mundo, que años tras año la recorren en busca de nuevas historias y aventuras. Fue declarada como capital de la isla de Cuba en 1556, por el continuo intercambio comercial que ocurría en su concurrido puerto. La Habana es destino imprescindible para conocer la historia, cultura y tradiciones de Cuba. Lo vivirá en su recorrido por su Malecón lleno de poetas, amantes y pescadores; las calles de la Habana Vieja llenas de música, colores, contrastes y seducción; o la Rampa capitalina con el tránsito constante y la vida diaria de miles de cubanos. A todo ello hay que sumar una arquitectura que reta al tiempo y supera toda imaginación, entre las antiguas fachadas coloniales que rodean la Plaza Vieja, las numerosas fortificaciones militares, como el Morro, que nos habla de ataques de corsarios y piratas, los símbolos del poder en edificaciones republicanas, como el majestuoso Capitolio, los muros de un pueblo que hizo historia en el Museo de la Revolución o la moderna e impresionante estructura del Memorial José Martí, punto más alto de la ciudad. Sin embargo, la verdadera magia de La Habana es dejarse llevar por sus calles, conocer cada rincón y estar listo para descubrir lo verdaderamente real y maravilloso.
Pinar del Río
Pinar del Río es la provincia más occidental de Cuba, conocida como el Jardín de Cuba, vueltabajo y como la tierra del mejor Habano del Mundo. Una visita obligada de los miles de aficionados a los puros habanos (tabacos, como se conocen en Cuba) y del visitante que desea conocer sobre el arte de cultivar y torcer puros a mano. Cuenta con 2 Reservas Mundiales de la Biosfera y 2 parques nacionales, destino predilecto para los amantes de la naturaleza y el ecoturismo, que vale la pena visitar por la belleza de sus paisajes y su cultura.

Conocida mundialmente por el Valle de Viñales, por sus paisajes e importantes atractivos para el turismo de naturaleza, de contemplación, en un ambiente de absoluta tranquilidad. El Valle es considerado el más famoso destino turístico de la provincia por su inigualable belleza, en el que se destacan los mogotes, entrelazados con las vegas de tabaco. En la zona, podrá disfrutar de otros impresionantes atractivos turísticos como: la Cueva del Indio, el Valle del Ruiseñor, el Palenque de los Cimarrones, la Gran Caverna de Santo Tomás y el pueblo de Viñales. Los amantes del montañismo pueden también encontrar allí sus retos.

El pueblo de Viñales es una pintoresca villa con una tradición musical y desarrollo de las artes plásticas que se integran en su vida sociocultural. Es considerado como uno de los asentamientos humanos de mayor atractivo estético-arquitectónico de la provincia de Pinar del Río. Encontrará varios lugares de entretenimiento tanto diurno como nocturno, todos en su calle principal, donde se concentran negocios privados, pequeños hostales y restaurantes de comida criolla e internacional. Aquí es posible practicar cicloturismo, trekking y hiking, paseos a caballo, recorrer todo el parque en un bus turístico, visitar casas de tabaco, casas de campesinos, talleres y campos de cultivo, relacionados con la industria del habano, o contemplar y estudiar su naturaleza increíble.

Por otro lado, la ciudad de Pinar del Río tiene como principal atractivo todo lo relacionado con la cultura del habano: las vegas de tabaco circundantes y una fábrica de habanos. Otros atractivos son el Museo de Ciencias Naturales, la fábrica de Guayabita del Pinar (un licor propio de la región), el Museo Provincial de Historia y el teatro Milanés. Otro atractivo de obligatoria visita en la provincia lo constituye San Diego de los Baños, donde se encuentra uno de los balnearios de aguas minero-medicinales más importantes de Cuba. En el balneario se ofrecen tratamientos de hidroterapia, hidromasajes, anti estrés y de belleza; baños de vapor, acupuntura y fisioterapia.

Para lograr un cierre inolvidable a la visita a la hermosa provincia de Pinar del Rio, no debe dejar de ir a Cayo Levisa, Cayo Paraíso y Cayo Jutías. Paradisíacas playas de arena blanca, que te invitan a visitar la costa norte de la provincia.
Isla de la Juventud
Fue bautizada por Cristóbal Colón con el nombre La Evangelista, y sirvió por casi 400 años como base para las fechorías de los piratas y contrabandistas. Luego fue nombrada Isla de Pinos, por la abundancia de esta especie en la zona, hasta que en 1975 fue reconocida como Isla de la Juventud, en reconocimiento de los miles de jóvenes que allí estudiaban.

Es conocida como la tierra del cítrico y la cerámica. En la época de floración de las plantaciones el olor a azahares domina el aire, en una señal de la venidera cosecha de toronjas y naranjas.
En el plano submarino posee un arrecife coralino de extraordinaria belleza y diversidad de especies, con numerosas esponjas tubulares y abundantes cuevas. Cuenta con un centro internacional de buceo El Colony, el cual ofrece la posibilidad de realizar inmersiones diurnas y nocturnas, tomar fotografías submarinas, así como facilidades de marina.

Resultan impresionantes sus playas y selvas compactas pobladas de pedregales, frondosas palmeras y manantiales de aguas sulfurosas muy apreciados por los visitantes. Resalta además, la playa Bibijagua, famosa por sus arenas negras debido a la acción erosiva del mar sobre las rocas de mármol y el sistema cavernario en la Playa de Punta del Este, declarado Monumento Nacional.

Desde el punto de vista histórico puede visitar el Museo Finca El Abra, Monumento Nacional, que atesora muestras de la estancia del Héroe Nacional José Martí en ese lugar. Igualmente encontrará el celebre Presidio Modelo, instalación única en América Latina que exhibe las características del sistema carcelario desde la década de los 20 hasta la etapa revolucionaria. En sus galeras cumplieron condenas luchadores por la independencia de Cuba y opositores a las dictaduras que gobernaron al país hasta 1959, entre ellos Fidel Castro y otros jóvenes que asaltaron el Cuartel Moncada en 1953.
Trinidad
La ciudad de la Santísima Trinidad se encuentra ubicada en la provincia de Sancti Spiritus y es, sin lugar a dudas, uno de los destinos turísticos más importantes del país. Fue fundada en 1514 y hoy día constituye una de las más bellas ciudades de Cuba. Una verdadera ciudad-museo como ha sido llamada, con un incalculable patrimonio arquitectónico-colonial, cultural e histórico en magníficas condiciones de conservación por lo que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. Trinidad tiene alrededor de 50 palacetes e incontables inmuebles que merecen ser admirados. Tal es el caso de la Iglesia de la Santísima Trinidad que atesora valiosas piezas del erario artístico religioso de Cuba, como: el famoso Cristo de la Vera Cruz, un altar de mármol dedicado al culto de la Virgen de la Misericordia y otras imágenes religiosas de gran valor.

La Plaza Mayor, ubicada frente a la Catedral y donde convergen casi todas las calles de la villa, está formada por 4 preciosos jardines, flanqueados por palmas reales que embellecen el conjunto, además de 2 estatuas de bronce de galgos y una de Terpsícore, la musa de la Danza. Alrededor de la Plaza Mayor se encuentran la Iglesia de la Santísima Trinidad, el Museo de Arquitectura Colonial, el Museo Romántico, el Museo de Arqueología y la Casa de la Trova. Pero, si es de los amantes de la historia, le sugerimos visitar el Museo Nacional de Lucha Contra Bandidos (realmente, contra las bandas contrarrevolucionarias que enfrentaron el gobierno de Fidel Castro en la década de los ´60) o el Museo Municipal.

Otro atractivo de Trinidad o de sus alrededores, es el Valle de los Ingenios o Valle de San Luis, es este un verdadero museo de la industria azucarera cubana con 65 ruinas correspondientes a ingenios, casas de verano, barracones y otras instalaciones relacionadas con la fabricación del azúcar en nuestro país. Sin lugar a dudas, recorrer las calles de Trinidad con su apacible tranquilidad es dar un paseo por el pasado. Pero, los atractivos no quedan ahí, a pocos kilómetros de la ciudad encontrará otros destinos de sol y playa, como las hermosas playas de El Ancón y María Aguiar, que cuentan con un Centro Internacional de Buceo para la práctica de deportes subacuáticos.
Villa Clara
Villa Clara es una provincia de Cuba, ubicada casi en el centro del país. Fundada por vecinos de una población costera cercana, que huían de los ataques de corsarios y piratas en 1689. Santa Clara es su ciudad capital. Entre los atractivos que encontrará en su visita a Villa Clara figuran: la única plaza del país con dos iglesias y una imagen de la Inmaculada Concepcion embarazada; sus hermosas playas en la Cayería norte de la provincia, consideradas entre las mejores del país; el Puerto Caibarien, un pueblo de pescadores vinculado por una red vial rústica a varios cayos vírgenes en el que podrá disfrutar de unos sabrosos mariscos frescos; y del Hanabanilla, un lago artificial ubicado en la Sierra del Escambray, famoso por sus bellos paisajes y sus truchas.

Posee además, el refugio de Fauna de la Cayería Norte, el cual comprende los islotes de Santa María, Las Brujas, Ensenachos, Cobos, Maja, Fragoso, Francés, Las Picuas y Español de Adentro.

Además de sus bellas playas, si es de los que disfruta del turismo de naturaleza, en estos cayos es posible encontrar lagartos, moluscos y aves endémicas del lugar, acompañados de una flora que incluye especies medicinales, maderables, meliferas y ornamentales. En el caso de los amantes del turismo de salud, en esta provincia encontrarán aguas mineromedicinales en el balneario de Elguea, donde una moderna instalación ofrece una amplia gama de modalidades terapéuticas que van desde los baños termales, fangoterapia, masaje terapéutico, helioterapia, kinesioterapia, electroterapia, gimnasia terapéutica hasta tratamientos para combatir el estrés.